CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES

PLAGAS Y ENFERMEDADES

Un jardín sano no es algo inerte, el jardín es un ecosistema y debe albergar a muchos seres vivos, de manera que hemos de aceptar la existencia de microorganismos, insectos y otros animales que posibilitan el maravilloso ciclo de la vida.

Para evitar que se produzcan daños significativos en las plantas usaremos técnicas preventivas y productos de origen natural, que tengan poco efecto residual y que no sean tóxicos para la fauna beneficiosa, como pueden ser las abejas.

Minimizaremos el uso de productos de síntesis industrial y cuando se usen será siempre observando detenidamente las instrucciones, siendo muy cuidadosos con el modo de aplicación, las dosis y el deshecho de los envases.


CARENCIAS

En muchas ocasiones, las plantas presentan síntomas como manchas en las hojas o malformaciones que no son enfermedades en sí, aunque pueden ser la causa de posteriores ataques de hongos y otros patógenos una vez que la planta se haya debilitado. Es importante que la planta disponga de nutrientes de forma equilibrada. La carencia de elementos secundarios y microelementos puede pasar desapercibida y dar lugar a posteriores males mayores.


PRÁCTICAS CULTURALES

Un modo sano, ecológico y económico de mantener a nuestras plantas saludables es proporcionarles un medio adecuado, con un suelo bien aireado, con un contenido suficiente de materia orgánica, de modo que se favorezca el desarrollo de los microorganismos responsables de la descomposición del carbono orgánico o de la fijación del nitrógeno atmosférico en formas asimilables por la planta.

Cuando tengamos que plantar especies ornamentales en nuestro jardín, trataremos de que éstas sean autóctonas o al menos estén adaptadas al clima de la zona. Elegir las plantas adecuadas para el suelo en que se van a desarrollar también es muy importante porque nos evitará realizar costosas enmiendas.

Las escardas, el mulch o las buenas prácticas de poda serán también determinantes a la hora de mantener a raya las plagas y enfermedades, favoreciendo el vigor de la planta y por lo tanto el desarrollo de sus propios mecanismos de defensivos.


CONTROL INTEGRADO

El control integrado es la expresión del sentido común en el mantenimiento del jardín. El control de plagas y enfermedades utilizando técnicas combinadas de lucha integrada y buenas prácticas culturales es lo que minimizará el uso de pesticidas y otros productos agresivos con el medio ambiente. Por ello, el uso de productos respetuosos con el medio es muy aconsejable; si a esto le sumamos el uso adecuado en cuanto a momento y modo de aplicación, estaremos en el camino correcto.