NOVEDADES

JARDINES VERTICALES

Los jardines verticales responden al deseo del ser humano por rodearse de naturaleza en su hábitat cercano. La vida en muchas ciudades está ligada a un tipo de edificación muy vertical, con un aprovechamiento máximo del espacio construible.

El jardín vertical nos permite cubrir muros o paredes y aprovechar unos espacios para el disfrute de los sentidos ayudando a conservar la biodiversidad de un sistema tan alterado como el urbano.

Los jardines verticales ayudan a conseguir un buen aislamiento de los edificios, evitando la acción directa del sol sobre los paramentos exteriores de modo que su temperatura se controla bastante, con el consiguiente ahorro de energía para climatización. Lo mismo ocurriría en invierno, donde podemos también disminuir el gasto de calefacción, al mantener una cámara de aire entre la vegetación exterior, y el propio muro. 

Existen muchos sistemas distintos para instalar un jardín vertical, pero si queréis tener ciertas garantías deberéis tener especial cuidado con la impermeabilización. Esta tiene que ser perfecta. El sistema de riego de un jardín vertical ha de funcionar correctamente y debe asegurar también el suministro de nutrientes a las plantas mediante fertirrigación, ya que el cultivo de plantas en un muro o jardín vertical se podría considerar una variante de cultivo hidropónico.

Este tipo de ajardinamientos, junto con las cubiertas ecológicas y los huertos urbanos, se pueden utilizar en la jardinería urbana con éxito siempre que se utilicen los materiales adecuados y se hagan las cosas con sumo cuidado.

Otro aspecto a considerar es la elección de las especies con las que vamos a realizar la plantación de nuestro jardín vertical. Es importantísimo que utilicemos aquellas que se adapten bien a las condiciones en que se van a desarrollar, además de las condiciones climáticas y exposición del lugar, las plantas que crecen en un jardín vertical se van a desarrollar en una cantidad de suelo muy pequeña.